Programa Radial Huerta Mapuche 5 “CUANDO SE COSECHABA SE DABA EL TIEMPO DE ELEGIR LA MATA PARA SEMILLA”

En la quinta edición de esta conversación radial estuvimos compartiendo con Blanca Carrasco, agrónoma y asesora técnica en el equipo profesional de apoyo de este Programa del Parlamento de Koz Koz. Gladys Lepiante del sector de Pullinque Alto nos comentó cómo sus mayores seleccionaban las mejores plantas para guardar para semillas para la próxima siembra. Ella también nos recuerda que el hacer compostaje o tierra de hojas no es algo que comenzó hace pocas décadas en Wallmapu.

hm5-color

El Programa Radial “Huerta Mapuche: Recuperando lo antiguo para sembrar lo nuevo”. Esta producción sonora es realizada por Puelche Comunicaciones y Radio Wallon en el marco de la experiencia del Parlamento de Koz Koz de indagar, desarrollar y reproducir prácticas y conocimientos ancestrales mapuche relacionadas al cultivo tradicional en huertas.

Si estás en Lican Ray, Panguipulli o alrededores prenda su radio en el 91.1 FM (Radio Wallon) los lunes, miércoles y viernes a las 08:00 y a las 20:00 hrs.

En la conducción Francisco Caquilpan Lincuante y María José Martínez P.; en la realización radiofónica Mauricio Durán.

En este programa nos acompañan musicalmente, Silvio Rodríguez ft Luis Eduardo Aute con Gota de Rocío, Mecánica popular e Inti Illimani con El Arado, el hip hop mexicano con Lengualerta y su tema Aurora; también suenan con nosotros Amparo Sánchez con Alma de cantaora y Los Cojolites con el tema Contradicción.

hm5 web

 

“La huerta es mucho más que un espacio productivo”

Blanca Carrasco, es la agrónoma que apoya los procesos de recuperación de las técnicas tradicionales de cultivo mapuche. Su rol le ha permitido visitar a las huerteras o Kvzawfe Zomo (mujeres trabajadora en mapunzugun) en sus respectivos espacios. En los primeros meses  de ejecución de este Programa visitó a las familias en sus predios en compañía de Jorge Pereira, el antropólogo que es parte también del equipo de apoyo. Si en la primera visita su tarea era conocer el lugar y el modo actual de producción que tiene cada una de ellas y ellos, durante el segundo recorrido se enfocó en temas más técnicos como el diseño general que ellas y ellos proyectaban para su lugar. También en el curso de las capacitaciones que se han desarrollado se ha reforzado técnicas de recuperación de suelo y preparación para el cultivo como son el compostaje o las camas de cultivo. En el programa radial los explicó en detalle para que los auditores puedan replicarlo en sus respectivos espacios.

Blanca en terreno 1 Para Puelche

Luego de varios meses participando en la iniciativa, Blanca se ha hecho un panorama de cuáles son los puntos críticos para que las huertas y quienes viven de ella puedan funcionar bien. La disponibilidad constante de agua en la huerta, la transición hacia dejar de usar pesticidas o fortalecer la práctica agroecológica, además de contar con cierres perimetrales son, al parecer, algunos de los desafíos más evidentes.

“Hemos hablado del diseño de la huerta, ciertos elementos que tienen que estar como son: los cierre perimetrales, los cercos vivos, las camas altas, las aboneras, las almacigueras, etc. Por la época del año en que estamos hemos hablado de proteger el suelo para las próximas producciones” comentó la agrónoma en el programa radial

En cuanto a la disponibilidad del agua, planteó que es necesario, pues “pocas tienen sistema de riesgo. Ese es un tema que hay que encarar y para eso se necesitan recursos”.

La reducción en la posesión de tierras instala nuevas necesidades para las comunidades mapuches “los espacios que se han ido reduciendo tanto en los últimos años que ya no cuentan con esos grandes territorios que habían antiguamente donde los animales estaban lejos porque los campos eran tan grandes que la huerta no importaba si tenía o no cerco porque los animales no eran un peligro que entraran a la huerta. Tenemos muchas productoras con media hectárea, 1 hectárea hasta 10 hectáreas. Una familia debe tener allí: los animales, las gallinas, las ovejas y la huerta. Entonces el cerco es imprescindible” explicó Blanca Carrasco

Los agrotóxicos ampliamente difundidos y utilizados en las últimas décadas en la agricultura son un gran problema para la producción de alimentos sanos, la salud de las productoras y la vitalidad del suelo. “Comer productos que han sido fumigados con químicos nos van a causar problemas quizás no a corto plazo, pero si a largo plazo”.

Volver a utilizar técnicas naturales es un desafío para el que hay que tener paciencia y tolerancia a la frustración comenta la agrónoma, pero sostiene que son una opción necesaria, pues poco a poco van demostrando su efectividad, además que son elaborados con los mismos insumos que las huerteras tienen en su entorno. Para ella, uno de los problemas de los pesticidas químicos es que al aplicarlos “no sólo estás matando determinado insecto, sino estás matando muchos otros que son benéficos, que nos ayudan, por ejemplo, las abejas. Esto produce un desequilibrio”.

Sin duda, una de las convicciones a esta altura de avance del Programa Huerta Mapuche, es que la diversidad en este modo de producción hortícola con sus particularidades es, en si mismo, un factor protector frente a plagas. “Las plantas se defienden unas a otras por asociación. Al haber frutales, hortalizas de todo tipo, plantas medicinales, plantas aromáticas, plantas para la cocina y flores, ese conjunto de diversas plantas van a proteger a esa huerta de las plagas. Se produce un equilibrio y las plantas se defienden entre ellas” plantea Carrasco.

Blanca en terreno 2 Para Puelche

 “Tenemos que re educarnos nosotros mismos”

En las conversaciones visitando cada ñaña, en los talleres que se han efectuado, Blanca ha reforzado su convicción de que la huerta es mucho más que un espacio productivo. La formación que recibió en la Universidad se quedó corta para hacer frente a los caminos que deben abrirse para enfrentar las complejidades actuales del planeta. “La formación que tenemos los agrónomos y los técnicos agrícolas, en general la agroecología o el manejo más sustentable u orgánico de las huertas no es un tema relevante en la formación; al igual que la agricultura familiar campesina. No se toma en cuenta que el 70% de la producción agrícola de este país proviene de la agricultura familiar campesina. Los profesionales del área aprendemos en la práctica”.

“Nosotros aprendimos que si era una platabanda de lechuga, tenía que ser pura lechuga y ahora estamos diciendo: no, a esa platabanda de lechuga, asóciele puerros, por ejemplo, ciboulette, porque eso va a hacer que la lechuga este más protegida del ataque de algunas plagas de insectos”.

 

Cualquier cosa que uno plante, que entierre en la tierra, va a nacer, va a crecer y va a dar frutos

Ñaña Gladys en programa radial para puelche

En la segunda media hora del programa Radial participó Gladys Lepiante, participante del programa Huerta Mapuche. Ella se presentó en mapuzugun y comentó varios recuerdos y formas con las cuales ella cultiva su tierra.

Ella salió a trabajar fuera de Wallmapu lo que la tuvo lejos de su territorio por algunos años, sin embargo los recuerdos de su madre y abuelos quedaron tan bien conservados y vivos como la forma en que se guardaban tradicionalmente las semillas. “Guardó todos los recuerdos de los abuelos, de mi madre. Ella trabajaba también la huerta para mantenerse ellos. Ahí yo he sacado experiencia de ellos, de cómo hacían las cosas”

Generar abono natural era algo que vivió en su niñez y que hoy día todavía lleva a la práctica. Juntaban guano de oveja  y “siempre lo hacíamos en tiempo de enero a marzo que estaban las cosas más secas. El abono de las ovejas estaba sequito y era mucho más liviano de acarrear. También se ponía todo lo que se llama desperdicio de las verduras. Todo lo iba arrumando a esa abonera que le dicen. Nunca lo hicimos tan sofisticado como se hace ahora. Hacíamos un montón y poníamos otro sobre de todas las cosas que había, las hojas de los árboles frutales y de todo lo que había de plantaciones. Mi abuelo siempre plantaba manzano, entonces todas esas hojas se barrían y se iban echando a eso. Y ahí se conformaba la abonera, una capa sobre otra.

Le ponían una capa de ceniza y eso se dejaba al aire libre todo el invierno. En el mes de junio, la abonera ya estaba lista”.

El pukem o tiempo de lluvias es la parte del ciclo anual en que existen menos trabajos específicos que hacer en la huerta, sin embargo, las heladas son algo de lo que hay que estar pendiente y que es necesario tomar determinados resguardos “las heladas queman todas las cosas que son delicadas, por ejemplo, los zapallos ya se terminan, los tomates. A las acelgas las heladas no le hacen mucho efecto, igual que las espinacas y los repollos. Ellos nacen solos y mucho no le ponemos mano en esta época porque es muy helado salir temprano a la huerta” comenta Gladys.

Un punto de inflexión en pleno invierno es todo el proceso de renovación que ocurre en Wiñol txipantu. Gladys recuerda como antes se vivía mayoritariamente en un entorno familiar.  En el programa radial comentó como por mucho tiempo la evangelización causó estragos. “Un tiempo se habló de San Juan, en el fondo ellos estaban conscientes que era el We tripantu, pero la evangelización que había era muy fuerte por eso no lo decían como era. El abuelo decía: esta noche hay cambio y mañana se tienen que levantar muy temprano tipo 4 o 5 de la mañana, el agua no está fría, hay que hacerse un baño para renovar nuestro cuerpo y nuestra mente. Como la tierra se renueva, viene un nuevo ciclo, el comienzo de la primavera”.

La renovación también se manifiesta en otros aspectos de la naturaleza. “Pasaban los días y empezaban los brotes de los pastitos, las flores que florecen en el invierno ya daban sus pétalos. El nos decía a su manera: el sol retrocede un paso de un gallo. De aquí se comienza a alargar los días aunque ustedes no lo noten ahora, pero pasado unos días se va a notar”.

Ñaña Gladys en programa radial para puelche 2

Venía un período de una semana de un poco más temperatura y el sol se dejaba ver como un paréntesis en medio del frío. Gladys comentó que ese tiempo se usaba para sembrar ciertos granos como las arvejas y las habas para que estuvieran listos en diciembre.

El periodo de cosecha iba de la mano de la elección de la mejor planta para usarla como semilla. “Se dejaba secando en la cocina  y después se desgranaba para sacar la semilla”

Las mujeres se metían más en la huerta, ellas seleccionaban la semilla. En el trigo no metían mucho las manos ellas. Mi abuelo con sus hijos hacían eso”.

La ñaña Gladys recuerda especies que ya no es tan común ver en las huertas o en los Trafkintu “pocas personas conservan de los productos que tenían los abuelos, por ejemplo, las habas moradas que eran blancas y al año siguiente se volvían moradas. Esas yo todavía las conservo. Son las que nunca les han llegado pestes como les sale ahora u hongos. Las otras habas que hay ahora tienen el grano chiquitito y estas habas no, porque tienen un grano grande”.

Volver a la tierra

Para esta huertera del territorio de Panguipulli, el trabajo en la huerta es un agrado, pues “el solo ver que una plantita que siembro, crece y que lo veo nacer, me da una alegría tremenda. Porque días que pasan las veo crecer, después ya más grande empieza a florecer y empieza a dar “capi” (baina de las leguminosas) es una alegría muy grande. Ahí digo que existe una fuerza de la naturaleza que lo hace crecer.  (…) cualquier cosa que uno plante, que uno entierre en la tierra, va a nacer y va a crecer y va a dar sus frutos, sea un árbol frutal o un árbol que da madera. Igual va a pasar”.

Ella está convencida de la importancia del trabajo que se está realizando. “vivimos en una sociedad que nos invita a olvidar esto y no deberíamos hacerlo. Yo creo que hay que seguir porque es lo único nuestro, propio, que sin que te enseñen tienes la base desde que uno nace. Yo siempre les hablo a mis hijos, a mis hijas, a mis nietas que son chicas. Si ellos quieren volver a la tierra, a trabajarla, lo van a hacer. Con fuerza y con dedicación. La tierra nos da todo. Depende de cómo lo cuidemos”.

Estas reflexiones y comentarios se dieron en el contexto del Programa Radial “Huerta Mapuche: Recuperando lo antiguo para sembrar lo nuevo”. Esta producción sonora  es realizada por Puelche Comunicaciones y Radio Wallon en el marco de la experiencia del Parlamento de Koz Koz de indagar, desarrollar y reproducir prácticas y conocimientos ancestrales mapuche relacionadas al cultivo tradicional en huertas.

 

You may also like...